Tendencias de la digitalización en México, según IDC

La acelerada adopción tecnológica en los últimos tres años llevó a las organizaciones a replantearse sobre cómo continuar en el camino para la transformación digital.

En su nuevo estudio sobre la digitalización en 2023, IDC mostró en números este escenario, que apunta a nuevas reflexiones y caminos que los directores de TI deben analizar en su planificación de futuro.

Si deseas comprender mejor el panorama mexicano para la tecnología empresarial en los próximos años, a continuación destacamos las principales tendencias a las que debes prestar atención. Siga leyendo.

El estado de la Digitalización en México 2023, según IDC

Descubre datos y las principales tendencias de transformación digital en México.

La consolidación digital post pandemia

La pandemia de COVID-19 tuvo un gran impacto en el funcionamiento de las empresas durante al menos 2 años. Un período de ajustes, aplicación de nuevos conceptos productivos y una gran inversión en tecnología.

Más de 3 años después de su inicio, nos damos cuenta de que muchos de los cambios de paradigma forzados por una situación excepcional se han convertido en la nueva normalidad del mercado. El trabajo híbrido, el enfoque en resultados y la colaboración de equipos digitalizados son ahora acciones esperadas de empresas competitivas.

Si las organizaciones mexicanas invirtieron en viabilidad operativa entre 2020 y 2022, la idea ahora es mirar hacia el futuro. Entre las prioridades post pandemia, destacamos las siguientes tendencias:

  • aumento de la productividad organizacional (48%);
  • mejora en la adquisición y retención de clientes (47%);
  • creación/mejora de ofertas de productos y servicios (36%);
  • reducción de costos (31%);
  • seguridad y privacidad de datos (25%).

Todos estos caminos tienen un origen común: negocios que se vieron obligados a digitalizarse y que experimentaron en la práctica las ventajas de pasar por el proceso.

Es probable que también haya sentido lo mismo en su rutina. Las acciones tomadas por necesidad demostraron ser una fuente de ahorro de recursos, aumento de la productividad y flexibilidad estratégica.

Por lo tanto, podemos decir que esta es la gran tendencia general de TI para la transformación digital: la consolidación de lo que funcionó durante la pandemia para obtener resultados aún mejores ahora que hemos salido de ella.

La búsqueda por el Digital First

Dentro de esta nueva búsqueda de digitalización en México, el concepto de Digital First surge en la mayoría de las discusiones sobre el tema. Pero, ¿qué significa exactamente?

Hasta hace algún tiempo, durante el proceso de popularización de Internet, gran parte de los negocios tenía un enfoque conservador cuando se trataba de productos y servicios: primero se centraban en sus entregas físicas para luego convertirlas en soluciones digitales.

El Digital First es la inversión de esa lógica. Los negocios que idean y ejecutan estrategias en canales virtuales para luego convertirlas en entornos tradicionales.

Esto es, si todavía tiene sentido, ya que muchas empresas van más allá y adoptan una postura de Digital Only. Esto ocurre en el caso de comercios, servicios de suscripción, entretenimiento, etc.

Sin embargo, es importante destacar que esto no es solo una cuestión de crear el producto digital antes del físico. Es una visión de proactividad electrónica, una cultura de pensamiento innovador en personas y procesos.

Es una inversión que el 47% de las organizaciones en América Latina ya busca en la actualidad, es decir, algo que pronto será una necesidad competitiva.

Combinando los beneficios en eficiencia, agilidad y personalización de las relaciones comerciales, ser Digital First se alinea con los nuevos hábitos de consumo en México. Un cambio de paradigma que comienza en la propia estructura operativa del negocio.

Los desafíos de la nueva TI en las empresas

Para seguir la tendencia de Digital First, las empresas mexicanas deben considerar a sus equipos de TI como participantes estratégicos en la toma de decisiones.

Y lo que el informe de IDC señala son datos sólidos para respaldar esa importancia. Según los directores que ya han invertido en tecnología y han destacado sus departamentos de TI, los principales beneficios de la transformación digital fueron:

  • eficiencia (39%);
  • automatización de tareas repetitivas y manuales (11%);
  • colaboración y comunicación (13%);
  • datos más precisos (15%).

Con datos tan claros sobre las ventajas prácticas de la tecnología, cabría esperar que la mayoría de las empresas en México estuviera invirtiendo más en sus departamentos de TI, especialmente después de experimentar algunos de estos beneficios durante la pandemia.

Sin embargo, todavía existe una cuestión cultural de conservadurismo en las estrategias corporativas, lo que se convierte en el gran desafío de la TI moderna. Algunos profesionales del sector pueden sorprenderse al saber que, en 2023, el 22% de las organizaciones son francamente resistentes a la digitalización.

Cuando investigamos más a fondo las razones detrás de esta resistencia, vemos que las principales barreras se encuentran en cuestiones culturales de gestión y productividad. Estas son:

  • restricción de recursos de TI (51%);
  • complejidad técnica (40%);
  • cultura resistente al cambio (31%); 
  • la falta de soluciones adecuadas para las necesidades de digitalización (25%).

Estas razones dejan claro que gran parte de la resistencia a la tecnología todavía se encuentra en una visión obsoleta de la TI, en empresas que consideran el departamento como secundario y de apoyo, cuando cada vez más es responsable del éxito comercial.

Estas barreras deben desaparecer naturalmente en los próximos años. Pero la velocidad y eficacia con la que la TI puede cambiar la mentalidad de otros departamentos puede marcar la gran diferencia en el mercado en el futuro cercano.

El estado de la Digitalización en México 2023, según IDC

Descubre datos y las principales tendencias de transformación digital en México.

El enfoque en la seguridad de la información

La búsqueda apresurada de sistemas productivos digitales en las empresas ha llevado a otro desafío para los equipos de TI en México: el gran volumen de intentos de ataques y de compromiso de datos confidenciales. Según IDC, nuestro país tiene el primer lugar en América Latina con 85 mil millones de intentos de ciberataque en el primer semestre de 2022, lo que representa un aumento del 40% en cifras anuales.

Este crecimiento es el resultado de tantos negocios que se vuelven digitales sin una planificación de seguridad o la inversión adecuada para que la TI pueda consolidar con éxito su protección de datos.

Ahora es el momento de que las organizaciones compensen la prisa con la consolidación de planes de ciberseguridad.

Gran parte de las empresas entrevistadas señalan el enfoque en el futuro para una infraestructura segura, escalable y flexible. Esto no proviene solo de la adopción de herramientas de monitoreo, sino de la propia forma en que se organiza el negocio.

El mayor desafío de la digitalización radica en estructurar recursos, procesos y relaciones comerciales para facilitar el seguimiento y la autenticidad de cada paso en la rutina corporativa. La firma electrónica, por ejemplo, es un paso crucial en este sentido.

La adopción de la firma electrónica

La popularización de los servicios de firma electrónica ha estado cambiando la realidad de las empresas mexicanas en los últimos años. El 77% de ellas ya ha experimentado esta tecnología en algún momento.

Sin embargo, esta adopción todavía es bastante heterogénea. Las pequeñas y medianas empresas (Pymes), por ejemplo, tienen un nivel de adopción más bajo, llegando al 48%.

Cuando pensamos en los beneficios de la firma electrónica, como la eficiencia en la gestión de contratos, la confiabilidad en los datos, la seguridad digital y la comodidad en el intercambio de documentos, vemos una discrepancia: las empresas más pequeñas, que han adoptado menos la tecnología, podrían beneficiarse mucho de ella.

Dentro del plan de digitalización de las empresas mexicanas, la firma electrónica es una tendencia importante para los próximos años. La gestión digital de documentos y contratos es un catalizador de la transformación, desde el MEI hasta las grandes empresas.

Independientemente de la naturaleza y el tamaño del negocio, la tecnología desempeñará un papel fundamental en el crecimiento en los próximos años. Si trabajas en gestión, debes seguir de cerca la digitalización en México como una oportunidad para nuevas estrategias de mercado.

¿Deseas profundizar en el tema y comprender cómo se lleva a cabo el proceso de transformación digital en un negocio? Descarga de forma gratuita el nuevo informe de IDC.

Publicado en
Temas relacionados