Contrato de trabajo: definición, elementos y tipos

Existen varios tipos de contratos de trabajo basados, principalmente, en el tiempo de vigencia y en algunos acuerdos específicos establecidos entre las partes.

Los contratos de trabajo son acuerdos bilaterales o multilaterales que procuran un buen desarrollo dentro del mercado laboral, pues en estos se detallan las condiciones bajo las que un colaborador realizará las tareas designadas en su área. De este, se derivan derechos y deberes de las partes, volviéndolos así una prueba legal clave en caso de desacuerdos o incumplimiento.

Dada su importancia en el ámbito empresarial, en este artículo encontrarás la definición de contrato de trabajo según las leyes mexicanas, qué tipos existen, los elementos que lo integran y cómo un software CLM puede gestionar el ciclo de vida de los diferentes tipos de contratos de trabajo en tu empresa de forma más eficiente.

¡Buena lectura!

¿Qué es un contrato de trabajo?

En la Ley Federal del Trabajo de México se describe al contrato laboral como un documento con el cual se establece un marco legal que formaliza la prestación de un trabajo personal a cambio de recibir un salario como retribución.

En términos generales, un contrato de trabajo es un documento legal que regula la relación laboral entre el líder de la empresa y su colaborador, en donde este último se compromete a desempeñar tareas específicas y a seguir las instrucciones del primero bajo ciertas condiciones y a cambio de una retribución económica determinada.

Tipos de contratos de trabajo

La Ley Federal del Trabajo instituye también los cinco tipos de contratos de trabajo que pueden celebrarse en el México:

1. Contrato laboral por tiempo determinado

Este tipo de contrato laboral se define por un tiempo determinado y explícito en el documento. Se realiza bajo las siguientes circunstancias específicas:

  1. Cuando se necesita reforzar el equipo de trabajo durante la época navideña, el inicio del año escolar o la temporada de vacaciones de verano.
  2. Para sustituir temporalmente a un colaborador durante una licencia médica o de maternidad, vacaciones o incapacidad laboral. El contrato finaliza al término de la licencia.
  3. Para realizar actividades necesarias solo durante un tiempo específico, por ejemplo, una obra, la recolección de cosechas o el trabajo en una mina. 

2. Contrato laboral por tiempo indeterminado

Son los más utilizados en México. En ellos se formaliza una relación laboral sin plazo límite de duración y que excede los 180 días.

Dependiendo de la relación laboral con el colaborador, este tipo de contratos de trabajo permiten diferentes instancias, por ejemplo, se puede establecer un periodo de prueba de 30 días, máximo, que es posible extender hasta 180 días, en especial cuando se trata de cargos administrativos, de dirección, gerenciales o en el desempeño de tareas especializadas.

También admite implantar relaciones de capacitación inicial, es decir, un tiempo en el que el colaborador preste sus servicios para adquirir conocimientos y habilidades necesarias para desempeñar sus funciones.

3. Contrato laboral temporal

Este tipo de contrato laboral sirve para regular las relaciones de trabajo que se realizan por tiempo indeterminado, pero que contemplan tareas discontinuas. Es decir, cuando no se trabaja todo el año, por ejemplo, los monitores vacacionales, los profesores de las estaciones de esquí o el salvavidas de una alberca de un club vacacional.

4. Contrato para capacitación inicial

Se establece cuando es necesario que el colaborador adquiera algunas habilidades y conocimientos necesarios para el desempeño de sus funciones.

Cuando se constituye una relación laboral bajo estos términos, el colaborador puede, por ejemplo, acceder a programas de asesoramiento o tutoría para adquirir capacitación específica y desarrollar las destrezas necesarias.

El contrato para capacitación inicial tiene una duración de 90 días máximo, pero puede extenderse hasta 180 días en el caso de colaboradores de alto nivel o con conocimientos profesionales especializados.

Si al término del periodo de entrenamiento el trabajador resulta apto, se modifica el contrato por tiempo indeterminado automáticamente y continúa la relación laboral. En caso contrario, el líder puede dar por concluida la relación de trabajo.

5. Contrato de periodo de prueba

Es un contrato provisorio, que sirve para constatar que el colaborador cuenta con los conocimientos y habilidades necesarias para desarrollar su labor, antes de celebrar un contrato por tiempo indeterminado.

Dependiendo del puesto a ocupar, este tipo de contrato de trabajo no puede superar los 30 o 180 días. Al concluir el periodo de prueba, si el colaborador no resulta apto para el cargo, el líder puede dar por terminada la relación de trabajo.

Ahora que conoces los tipos de contrato de trabajo que existen, a continuación analizaremos los elementos con los que debe contar este recurso.

¿Cuáles son los elementos que debe tener un contrato de trabajo?

Los elementos esenciales en todos los tipos de contratos de trabajo son los siguientes:

  • Identificación de las partes: Estos datos incluyen nombres, apellidos y número de documento de identificación y dirección, tanto del empleado como del empleador.
  • Fecha de inicio y tiempo de duración del contrato: aunque sea un periodo previsible de duración, el contrato debe mencionar estos datos explícitamente.
  • Domicilio de la empresa: es lugar donde el colaborador asistirá a desempeñar su labor.
  • Descripción del puesto de trabajo: describir, en términos generales, cuáles son las principales obligaciones y funciones que corresponden al puesto de trabajo.
  • Monto, tanto del salario inicial como de los complementos salariales: se debe especificar tanto el monto del salario como el de otras compensaciones, si las hubiera, como bonificación vacacional o bono de fin de año.
  • Horario: duración y distribución de la jornada laboral.
  • Beneficios: especificar los beneficios como, por ejemplo, duración de las vacaciones.
  • Plazos: periodo que tienen ambas partes para dar aviso y poder finalizar el contrato.
  • Convenio colectivo: en caso de que sea aplicable.  

¿Cómo optimizar la documentación de un contrato de trabajo y garantizar su seguridad?

Y ahora que ya sabes los principales aspectos de un contrato de trabajo, es momento de conocer una herramienta que puede ayudarte a agilizar este proceso y mejorar tu proceso de contratación. ¡Se trata de un software CLM! A continuación, te explicamos todo sobre el tema:

Los procesos tradicionales de contratación laboral pueden ser lentos, complejos, costosos e ineficientes. Sin embargo, una herramienta digital de gestión del ciclo de vida de los contratos (CLM) te permitirá digitalizar y gestionar todos los documentos y tipos de contratos laborales de forma segura en la nube para tenerlos a la mano en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Con un software de CLM puedes organizar, personalizar los acuerdos, colaborar entre equipos con facilidad y automatizar el trabajo del contrato con apenas un par de clics.

Este tipo de software, gracias a su capacidad analítica, te permitirá conocer riesgos, tendencias y oportunidades de contratación más inteligentes.

Puntualmente, los CLM ofrecen las siguientes ventajas:

  • crear contratos con facilidad;
  • agilizar y optimizar la negociación y la colaboración;
  • automatizar los flujos de trabajo;
  • centralizar, en un solo sitio, toda la gestión de contratos;
  • hacer más eficiente el proceso de firma y gestión de contratos.
  • En conjunto con la firma electrónica, los empleados podrán autenticar contratos laborales de trabajo de manera remota, segura y ágil.

¡Hemos llegado al final! 

Si te interesa conocer más sobre nuestra herramienta, te invitamos a leer "Tipos de contratos que se benefician de la Gestión del Ciclo de Vida de los Contratos"!

Publicado en